Hosting

Hosting: ¿qué es, cómo funciona y qué elegir?

que-es-hosting_alojamiento-para-sitios-web

«La mayoría de los novatos tomarán la decisión equivocada y pagarán de más por su primer paquete de hosting». Esta afirmación es controvertida pero cierta. ¿Por qué? Porque pocas personas saben qué es el hosting de sitios web y aún menos entienden de qué depende su precio y en qué se diferencian los paquetes específicos.

Actualmente, hay al menos varios cientos de proveedores de servicios de hosting en el mercado, desde pequeñas empresas hasta corporaciones que emplean a cientos de personas. Cada uno de ellos ofrece desde varias hasta varias docenas de planes de hosting diferentes.

Estos planes se diferencian entre sí no solo en términos de nombre y precio, sino también en la asignación de recursos, las tecnologías utilizadas y las funciones disponibles. Cada uno de estos elementos dificulta la elección del servicio adecuado.

Independientemente de las dificultades, se debe tomar una decisión. Cuanto más tiempo le dediques, mejor hosting elegirás. Así que profundiza en el tema y considera las distintas opciones, ¡así no te arrepentirás más tarde!

¿Qué es el hosting?

El hosting web es un servicio que te permite publicar tu sitio web o aplicación en línea. Consiste en dividir y luego compartir – por la empresa de hosting – los recursos de un solo servidor a más personas.

Entonces, ¿qué es el hosting de sitios web?  Para dominarlo, piensa en los archivos y carpetas de tu computadora. Se almacenan en un disco duro local para que pueda acceder a ellos siempre que tu computadora esté encendida.

Un sitio web, desde un punto de vista técnico, es una colección de archivos de texto y multimedia. La diferencia es que los archivos de página deben estar en línea no solo cuando está en tu computadora, sino todo el tiempo.

De esto se trata el hosting de un sitio web y por eso necesitas hosting, que es simplemente espacio en un servidor que funciona las 24 horas del día.

¿Qué es un servidor?

Un servidor, en términos de hosting, es la computadora física que almacena los archivos del sitio web y los pone a disposición de los usuarios cuando intentan conectarse.

A diferencia de tu computadora personal, un servidor es una máquina mucho más avanzada y eficiente, generalmente ubicada en un centro de datos y con una conexión muy rápida a Internet.

Es bueno saberlo: en el mundo de las TI, el término «servidor» puede referirse no solo a una máquina física, sino también a una máquina virtual o software que realiza tareas de red específicas (por ejemplo, servidor DNS).

 ¿Puedo optar por no tener hosting?

En teoría, la renuncia al servicio de hosting es posible, pero en la práctica sería un gran error.

Necesitarías usar tu propia computadora como servidor y lo más probable es que inviertas en una mejor conexión a Internet para poder entregar tu sitio a muchos usuarios a la vez.

Es bueno saberlo: las empresas de hosting mantienen potentes servidores que se ejecutan de forma continua y están diseñados específicamente para sitios web. Una computadora personal, aunque ofrece esa posibilidad, no debe usarse para alojar sitios web.

¿Cómo funciona el hosting en 3 pasos?

En general, la definición misma de hosting es en parte la respuesta a la pregunta de cómo funciona dicho hosting. Se trata del servidor, que es propiedad de la empresa de hosting, que a su vez lo divide en “partes más pequeñas” y lo revende aún más. Simple, ¿no es así?

Sin embargo, si desea saber más sobre el principio de funcionamiento, desde un punto de vista más técnico, debe hacer una pausa por un momento. El hosting es solo una parte de todo el proceso de hosting de sitios web, para lo cual también se requieren recursos como servidores de dominio y nombres (DNS).

Así es como funcionan el hosting, el dominio y el DNS:

Paso 1: dominio

El primer paso para alojar su sitio web es obtener un dominio (o subdominio). Es algo así como una dirección fácil de recordar.

Se puede utilizar un registrador o una empresa de hosting intermediaria para comprar un dominio. Cada una de estas organizaciones ofrece los mismos dominios. La única diferencia es el precio y los términos del contrato.

¿Por qué necesito comprar un dominio? Bueno, cada computadora y servidor en Internet tiene su propio número único, llamado dirección IP (por ejemplo, 50.99.247.182 ). Sería difícil recordar la dirección de cada servidor y luego ingresarla para conectarse a ese sitio web, ¿no es así? Es por eso que necesitas comprar un dominio.

La información anterior es una base total, pero escribimos sobre ellos porque serán necesarios cuando se discuta el llamado servidores de nombres (DNS) que literalmente conectan tu dominio al hosting.

En resumen: se requiere un dominio (o subdominio) para alojar tu sitio web. Sin él, el usuario tendría que ingresar manualmente la dirección IP del servidor en el que se almacenan los archivos del sitio web.

Paso 2: servidores de nombres (DNS)

El segundo paso en el hosting de sitios web que necesita saber para comprender cómo funciona el hosting web es configurar servidores de nombres (DNS) para tu dominio recién comprado.

DNS es un acrónimo de uso común y, según el contexto, puede representar un sistema de nombres de dominio o un servidor de nombres de dominio. Por supuesto, nos referimos al servidor de nombres, es decir, el servidor responsable de procesar y almacenar información sobre las direcciones de sitios web.

¿Por qué se necesita DNS? Los servidores de nombres existen para que el navegador sepa a qué servidor (es decir, dirección IP) necesita conectarse para mostrar el sitio web cuyo dominio se ingresa en la barra.

¿Cuándo sería innecesario el DNS? Si hubiera 1 servidor potente (con 1 dirección IP) que ejecutaría todo Internet. En la práctica, sin embargo, hay cientos de miles de estos servidores y sin DNS, el navegador no sabría qué dominio pertenece a qué servidor.

En resumen: el servidor de nombres (DNS) es responsable de la configuración de direcciones y la conexión entre el nombre de dominio y el servidor.

Paso 3: hosting

El tercer y último paso para alojar un sitio web es el más importante. Por supuesto, estoy hablando de elegir un hosting de sitios web.

Ya sabes que para que un sitio web esté en línea, necesitas un servidor u otra computadora, un dominio y un servicio DNS. También sabes que alojar un sitio web en una computadora personal sería problemático. Desafortunadamente, sería igualmente (o incluso más) problemático y no rentable comprar un servidor.

Entonces, ¿cómo se aloja un sitio web sin comprar un servidor? ¡Aquí es donde entra el hosting! Las empresas de hosting invierten mucho dinero en servidores. Cada uno de estos servidores se divide en varios o incluso varias docenas de paquetes, que luego se alquilan al cliente final.

Cuando solicites un paquete de hosting, recibirá una cierta cantidad de espacio en disco, algunos recursos del servidor, soporte técnico y funciones adicionales. Una de esas características es el acceso al panel de hosting desde el que podrás administrar fácilmente tus sitios web, dominios y DNS.

En resumen: el paquete de hosting es una parte separada del servidor (espacio en disco y recursos), enriquecido con acceso a funciones y servicios adicionales.

¿Qué hosting elegir?

No hay una respuesta clara a esta pregunta. No existe un hosting perfecto para todos. Cada sitio tiene diferentes necesidades de recursos, rendimiento y funciones.

Desafortunadamente, esto significa que encontrar el hosting web adecuado es difícil. Antes de comenzar su búsqueda, debe definir sus requisitos. De lo contrario, perderás tiempo, dinero e incluso motivación para desarrollar tu sitio web.

Tómatelo con calma, ¡también tenemos buenas noticias! Si haces una buena búsqueda, puedes encontrar que pasarás «toda su vida» sin preocupaciones, con un proveedor de hosting web confiable.

Aquí hay 3 preguntas para saber qué hosting elegir en 2021:

1. ¿Qué tipo de hosting estoy buscando?

En el caso del hosting de sitios web, la oferta de los proveedores no se limita a unos pocos paquetes que difieren en la cantidad de espacio en disco. En el árbol de servicios, por encima de los paquetes mencionados, también hay tipos de hosting.

Cada tipo de hosting tiene sus pros y sus contras. Las diferencias más importantes entre ellos son: capacidades técnicas, asignación de recursos entre cuentas y alcance de control otorgado al cliente.

Estos son los 5 tipos de hosting con los que más te encuentras:

El hosting compartido es el tipo de hosting más básico y económico del mercado. En este punto, su sitio se almacenará en el mismo servidor que muchos otros sitios, compartiendo los mismos recursos del servidor (como RAM o subprocesos de CPU) con ellos.

El hosting administrado es el tipo más popular que es una extensión del hosting compartido. Al elegirlo, la mayoría de las veces obtiene una serie de funciones que facilitan la ejecución de su sitio web en un sistema de gestión de contenido seleccionado (por ejemplo, WordPress) o una plataforma de tienda en línea (por ejemplo, Magento ), junto con el soporte técnico extendido del administrador.

Un servidor dedicado es la solución de hosting más poderosa de esta lista. Obtienes toda la máquina para tu propio uso y total flexibilidad en su configuración. También es la opción más cara, diseñada para plataformas en línea con gran tráfico y necesidades inusuales.

El hosting VPS es la mejor opción si está buscando algo entre un servidor dedicado y un hosting compartido. En este caso, la máquina se divide entre muchos clientes, pero cada uno de ellos recibe su propio espacio dedicado y mayores posibilidades de control del sistema.

El hosting en la nube es un modelo de hosting moderno y de moda. Su funcionamiento se basa en la conexión de muchas máquinas, gracias a las cuales los sitios web utilizan los recursos de más de un servidor a la vez. Debido a la llamada escalabilidad, el cliente puede usar tantos recursos como necesites en un momento dado, pagando solo por lo que usas.

2. ¿Qué necesidades requiere mi sitio web?

Algunos sitios son pequeños y requieren pocos recursos de hosting, mientras que otros tienen decenas de miles de visitantes y necesitan un rendimiento mucho mayor. Por lo tanto, el siguiente paso para encontrar la respuesta a qué hosting elegir es analizar los resultados actuales y las necesidades del sitio web.

Cuando hablamos de las necesidades de su sitio web, no solo nos referimos a la cantidad de espacio en disco que utiliza. Aunque este es un aspecto clave, los recursos asignados, el software del servidor y el ancho de banda son igualmente importantes.

Estas son las necesidades del sitio que debes tener en cuenta:

Tiempo de actividad (SLA): tiempo de actividad anual del servidor, expresado como porcentaje. Si el SLA es del 99,5%, significa que el proveedor garantiza que el hosting funcionará durante un mínimo de 363 días, 4 horas, 11 minutos (el tiempo restante significa posibles fallos). Por lo tanto, apunta a un SLA de al menos el 99,9%.

Capacidad: la cantidad de espacio en disco, expresada en MB o GB. Si no sabe cuánto espacio necesita, le diremos que un sitio web promedio pesa alrededor de 300 MB (= 0,3 GB). Así que piensa si tu sitio web necesitará los llamados “discos ilimitados”.

Transferencia: la cantidad de datos cargados y descargados del sitio, expresada en GB, TB o, con menos frecuencia, usuarios únicos. Al igual que con la capacidad, ancho de banda ilimitado suena bien, pero en la práctica los sitios pequeños solo usan unos pocos GB de ancho de banda por mes.

Ancho de banda del enlace: velocidad con la que se realiza la transferencia de datos, expresada en Mbit o Gbit. La mayoría de los proveedores de hosting ofrecen un ancho de banda de 1 Gbit. Trata de evitar empresas con velocidades más lentas.

Procesos PHP: la cantidad de solicitudes simultáneas que un sitio puede manejar en un momento dado. La gran mayoría de proveedores de hosting asignan de 1 a 5 procesos. Cuantos más haya, menores serán los retrasos en el procesamiento de datos. Si es posible, elige un min. 5 procesos.

Recursos físicos: la cantidad de RAM y la velocidad del reloj de la CPU, expresada en MB o GB. Si bien estos recursos deben ajustarse según la construcción de su sitio web, elige un paquete de hosting con un mínimo de 256 MB de RAM y una CPU de 0,25 GHz.

3. ¿Qué otras funciones o complementos pueden ser interesantes?

Además de decidir qué tipo de hosting desea utilizar, también es importante pensar qué otras funciones y complementos serán importantes para nosotros. Esto se aplica tanto a tus necesidades como administrador como a las necesidades de tu sitio web.

La gran mayoría de las empresas de hosting ofrecen características similares. Algunos de ellos son cruciales y estarán disponibles en cualquier proveedor de servicios, mientras que otros hay que buscarlos por nuestra cuenta.

Estas son las adiciones más importantes a las que debe prestar atención:

Instalador de aplicaciones: más de la mitad de Internet son sitios web basados en sistemas CMS y plataformas de compras en línea. El autoinstalador te permitirá una instalación rápida y sin estrés de los sistemas más populares, como WordPress o Joomla.

Copias de seguridad automáticas: todos los servidores y sitios web son vulnerables a fallas, por lo que la copia de seguridad y el guardado automáticos no solo se recomiendan, sino que también deben ser necesarios.

Filtros de spam y antivirus: los piratas informáticos y los spammers buscan constantemente formas de enriquecerse a expensas de los demás. Los filtros antispam y antimalware adicionales ayudarán a personas como tú a dormir más tranquilas.

Cumplimiento del RGPD: las sanciones y los problemas relacionados con el incumplimiento de la ley pueden tener consecuencias nefastas. Si bien debe ocuparse del cumplimiento del sitio web con el GDPR, la política de cumplimiento del servidor y el procesamiento responsable de datos son responsabilidad del proveedor de hosting.

Correo electrónico: cuando compres tu propio dominio, lo más probable es que desees utilizarlo también para crear una dirección de correo electrónico profesional. Algunas empresas de hosting brindan soporte por correo electrónico sin cargo adicional, en el precio del paquete de hosting.

Cortafuegos WAF: los virus y el spam no son lo mismo que los ataques masivos diseñados para «destruir» un sitio web. Además de los filtros y antivirus, debes asegurarte de que haya capas de seguridad adicionales disponibles en un hosting determinado, por ejemplo, en forma de firewall WAF.

Acceso FTP / SSH: el acceso a archivos a través de FTP y / o SSH es invaluable para transferir archivos grandes de forma segura. Por lo tanto, vale la pena verificar si el proveedor de servicios ofrece tal opción, o más bien “escapa” ofreciendo solo un administrador de archivos en el panel del cliente.

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

estrategia_marketing-digital_ecuador

¡Hagamos Despegar tu Presencia Digital!

Te brindaremos una asesoría completamente  GRATIS  para garantizar tu éxito en medios digitales.

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.

Geoconcret_geosintéticos-juntas-arquitectónicas_ecuador_logo

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.